Un niño presuntamente falto de afecto de sus padres, transmite a sus compañeritos lo que al parecer, observa en su hogar, intolerancia.

A la hora de clases en el grado Tercero 02, de la Institución Esucativa Pio Doce, mientras su profesora orientaba al grupo de 37 niños, el pequeño sujetó en el antebrazo derecho con sus dientes fuertemente a su compañerito de 8 años, (la misma edad que ambos tienen), hasta hacerlo llorar; según testimonio de otros niños, (al estilo can), y no lo quería soltar. La fuerte mordida, le provocó una lesión rojiza, casi herida.

El inconveniente se produjo cuando el niño agredido tomaba una regla grande, de su maestra.

Cuando el papá del niño agredido llegó al plantel, lo encontró triste, o los ojos llorosos y con la lesión estampada por los dientes del otro pequeñín.

Cuando le pregunto a la docente por lo ocurrido, ella manifestó que no era la primera vez, que envío al niño agresor a coordinación de disciplina. “Le he comentado a la mamá del niño sobre su comportamiento, y ella lo que hizo fue insultarme”, argumentó la profesora quien se siente impotente por la conducta que la madre, al parecer le trasmite a su hijo.

El indisciplinado niño cuando esperaba a su familiar, le estaba pegando puños en la cara a otro de sus compañeritos que salía de clases, en medio de la multitud de estudiantes.

Ante lo lo ocurrido, el padre del niño afectado le solicitó a la docente manejar el incidente con el rector de la institución, con el propósito de solucionar la conducta del menor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí